SOBRE MACROBIÓTICA

 

En palabras de Georges Ohsawa, la macrobiótica es la aplicación a la vida diaria de los principios de la filosofía oriental también llamada medicina del Extremo Oriente.  La base de esta filosofía es Yin-Yang: la ambivalencia de cada cosa, cada situación, cada estado de ánimo; es decir, cada cosa tiene dos polos y contiene su contrario u opuesto: día-noche, guerra-paz, etc. Este principio es el fundamento de nuestra existencia, está en la naturaleza de las cosas y puede usarse como norma universal. (Extractos del libro de Geroges OHSAWA  Le Zen Macrobiotique,ed. Vrin, Paris 2011)

Aplicado este principio a la alimentación, esta se convierte en un proceso de creación que constituye el fundamento de nuestras vidas. Al probar diez días una de las diferentes dietas macrobióticas puedes notar que desaparece el cansancio, tienes cada vez más energía, duermes estupendamente, aumenta tu memoria y sentido del humor, tomas decisiones coherentes… E incluso puedes empezar a apreciar el mundo de manera diferente.

La comida macrobiótica es en su mayoría de origen vegetal aunque también se contempla el consumo de productos del reino animal.

“La vida es creadora, vivir es crear y no podemos vivir sin ello: cada día creamos sangre que alimenta nuestras actividades. Nuestro poder de adaptación depende de esta capacidad creadora y la vida es la expresión de esta capacidad, que depende ampliamente de la dosis y preparación de los elementos Yin y Yang en nuestros alimentos y en nuestras bebidas.”

Geroges OHSAWA: El Zen macrobiótico, ed.Flor de lis

La unión de Yin y Yang siempre tiene algo fantástico. Saber combinarlos bien para que pueda disfrutar todo nuestro organismo y no sólo nuestro paladar, además de proporcionarnos serenidad de espíritu y claridad mental. Este es el arte de la cocina macrobiótica.

Deja de seguir recetas al pie de la letra. Cocina intuitivamente!

Deja de seguir recetas al pie de la letra. Cocina intuitivamente!